Sin categoría

Volar. 

Alejarse, volver cuando uno debe. Saber lo que hay por debajo de nosotros. Y también por encima. Explorar disfrutando del recorrido, observar desde lo más alto. Esquivar lo que nos hace daño, o mejor dicho, pasar de largo. Hacerse ver, que tú también puedes volar. 

A veces he sentido que he volado demasiado, y me he estrellado. Lo que hice mal fue creerlo. Rectifiquemos ahora que podemos. 

He volado tan alto como el tobogán que deseara cualquier niño, he visto y aprendido mucho gracias al silencio y a la observación, que por sí mismos encierran grandes aventuras. 

Cuando creí que me estaba estrellando y no sabía donde iba miraba para atrás para poder ver un plano general. De mí. De mi vida. De todo lo que hice y construí gracias a haber volado, de todo lo que disfrute observando a más pájaros, de todo lo que aprendí gracias al silencio. 

Y ahora cuando creo que me voy a estampar solo recuerdo los buenos momentos. Lo que me prometí un día y nunca dejaré de hacer, pues, el día que lo haga quizá me habré estrellado de verdad. 

Que dejar de volar nunca formará parte de mis planes. Y que así sea. 


-Una pequeña Bea-

Anuncios

Un comentario sobre “Volar. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s